¿Los realities contribuyen a la prevención?

Hace unos días, Fernando Vivas escribió un artículo sobre la paternidad irresponsable que anima estos ‘realities’ de competencia como Esto es Guerra o Combate. Y es que en realidad, el mensaje que envían a los miles de jóvenes que los siguen es que, como menciona el crítico de televisión, tengan sexo y,  sin pensarlo, puede terminar en un embarazo no deseado.

Estos programas nos muestran a jóvenes bellos y de escultural cuerpo, que ganan su propio dinero, que tienen fama. Ellos se enamoran con facilidad y, al poco tiempo, tienen un hijo y ya tienen todos los regalos para su bebé. Todo es lindo color de rosa. La juventud peruana ve a estos muchachos  como modelo a seguir, quieren ser como ellos, pero si una joven sale embarazada no tendrá ni siquiera para cubrir los gastos del bebé  y, muchas veces, el padre estará ausente.

Sin embargo, en la relación de las parejas de reality, la realidad se impone: ellos se separan y al poco tiempo inician una nueva relación, porque descubren una infidelidad. Y en los jóvenes, se refuerza la idea de tener muchas parejas y saberla “hacer” para no ser descubiertos.

Ahora bien, sin mencionar nombres, estos casos de la televisión  ocurren a jóvenes que podrían tener –y en realidad lo tienen-  recursos económicos y acceso a métodos anticonceptivos; sin embargo, no los utilizan. Imagínese, qué sucede en zonas rurales más alejadas del país, en donde el Estado no informa, a través de los colegios, ni distribuye métodos en los establecimientos de salud a adolescentes.

Es verdad que cada persona tiene el derecho a ejercer su sexualidad en libertad, pero esta conlleva también la responsabilidad. Parte de esta responsabilidad, es traer hijos deseados al mundo. En APROPO, tenemos 32 años promoviendo una cultura de prevención a través de actividades educativas en colegios, espacio que el Estado ha abandonado, ya que no existe una educación sexual integral en los centros educativos.

Los medios de comunicación entretienen. Sí, pero también deberían de promover mensajes educativos de prevención en sexualidad, como el riesgo de contraer Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) o la responsabilidad de ser padres, a sus televidentes, en el caso de los realities, en los jóvenes. Traer un niño al mundo no es un juego y hablar de sexualidad responsable en televisión no debe ser un tema tabú o morboso, como algunos piensan, sobre todo cuando se acepta exponer esculturales o corpulentos cuerpos o ventilar detalles muy íntimos de la vida privada. Asuman su responsabilidad.

 

COMPARTIR
indicacion