En el imaginario de muchas personas, el utilizar un condón puede resultar algo negativo, pero no hay conciencia de que este comportamiento pone en riesgo nuestra salud sexual y también la de nuestra pareja. El hecho de usarlo como una obligación e imposición puede causar en la pérdida del deseo e incluso la dificultad para lograr o mantener la erección durante la relación sexual.

“Usar el condón quita el placer” o “con condón no es igual”, es un prejuicio o pensamiento que va acorde con algunos estudios sobre el tema, donde se señala que muchos pacientes pierden la erección al colocárselo, generándoles un dilema: no tener relaciones sexuales o tenerlas sin protección. Para resolver esta disyuntiva, la reconocida psicóloga y sexóloga clínica, Diana Resnicoff, propone la “Erotización Del Condón”. Ella indica que la colocación del condón no debe significar un corte en el acto sexual, un antes o un después, sino una continuidad de la relación, pero con un papel erotizante.

Para ello, es necesario incluirlo dentro de la intimidad a través de los juegos sexuales; hoy sabemos que existe una gran variedad de condones en colores, sabores, texturas, etc. e incluso usarlos, puede mejorar las relaciones sexuales. Aquí algunas pautas que puedes considerar:

Incorporar el condón como parte del juego sexual, permite que cada pareja pueda desplegar su creatividad sexual para poner en marcha diferentes maneras de integrarlo con el placer. Además de estar conscientes de los beneficios que otorga: protección de embarazos y de infecciones de transmisión sexual (ITS).