El derecho de la unión civil

El viernes pasado, un fallo del Tribunal Supremo de Estados Unidos legalizó el matrimonio gay en todo el país. A propósito, el presidente Barack Obama, calificó este hecho como “una victoria para América”. APROPO respalda la decisión de la Corte Suprema que dictaminó que en ese país el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho constitucional. Felicitamos este fallo que refleja el reconocimiento de que todos somos iguales.

De esta manera, hace visibles a los homosexuales, reconociéndoles el derecho a vivir su sexualidad en libertad en un clima de respeto.

Este hecho llama a la reflexión, pues en el Perú buscamos una inclusión, excluyendo a las personas homosexuales. Prueba de ello es que el proyecto de Ley de Unión Civil ni siquiera fue aprobado en la Comisión de Justicia del Congreso de la República, a pesar de que es deber del Estado proteger a todas las personas, más allá de su orientación sexual, evitando de esta manera que se les continúe discriminando y atropellando en sus derechos.

Todos los ciudadanos deben ser tratados por igual. No hay Estado democrático que pueda negar esta premisa. Inclusive, sus mismos ciudadanos, gays o no, lo evidencian, pues el 51% de los peruanos estuvo en contra del archivamiento de la unión civil entre personas del mismo sexo, según una encuesta de Datum.

Este es un derecho humano que tiene toda persona de poder realizarse plenamente en sus vidas, ya que en la misma Constitución Política del Perú señala que toda persona debe ser la igual ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole. Entonces, ¿por qué continuar negándose a una aprobación de la unión civil?

COMPARTIR
indicacion